20140606-120205.jpg

Lo que sea de la mar, todo es azar

Ayer tras un arduo día de trabajo, y una pequeña siesta estaba en casa preparando mi jornada laboral del día siguiente totalmente ajeno a lo que el día me depararía. A eso de las 5 recibí una llamada de esas que te alegran el día. Mi padre, me proponía ir a pescar a la playa de siempre, – donde me inyectó este dulce veneno de la pesca-. Como no podía ser de otra manera aparqué todo lo que tenía entre manos y partí a por cebo, más sabiendo que mi hermano nos acompañaría. La pesca, una vez más sería pretexto para juntarnos la familia y disfrutar de una tarde en la playa. Ilusionados por el buen tiempo montamos aparejos y Cañas a toda prisa, pero nuestros peores presagios se hicieron realidad: cada vez que lanzábamos sacábamos toneladas de algas. Estuvimos a punto de recoger, pero las ganas de estar juntos ( y de pescar algo) nos hicieron permanecer a esperar un cambio de viento que se llevará las dichosas algas que no nos dejaban pescar. Así fue, sobre las 10-30 de la noche desaparición y automáticamente aplacieron las picadas en forma de herreras, de bien porte. En algunos casos, eran dos e incluso tres las Cañas que marcaban pescado. ¡Qué buen rato nos dieron! Con titas, catalana, funda… Entraban con animosidad y violencia a los cebos y nos ofrecían combates muy divertidos en el rompeolas. Pero el cambio de viento no podía dejarnos tranquilos y también trajo unas nubes que, como no podía ser de otra manera tratándose de nosotros, descargaron su contenido líquido en forma de chaparrón – no olvidemos que en Almería apenas llueve unos días al año, pues tenía que ser ese en el que tras muchos años nos juntamos para pescar-. Seguimos desafiando a Murphy y la climatología un rato más, con algunas capturas y una picada que tras varios cabezazos se marcho en el rompeolas. Gran noche marcada por el azar, que trajo viento del este, del oeste, nubes, lluvia y peces.

20140606-115726.jpg

20140606-115734.jpg

2 thoughts on “Lo que sea de la mar, todo es azar

    1. Pescapoco Post author

      Indudablemente las cosas suceden por algo siempre. Pero todas las variables que no domina el ser humanos las solemos atribuir al azar o el destino -entré otras cosas-. Quería referirme al hecho de una jornada de pesca magnífica sin planificar. Si algo me gusta de este deporte es intentar descifrar las variables que inciden en la vida marina. Un saludo

      Reply

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s