La niña del pijama de rayas

Anoche volvimos a intentarlo animados por el calor y los buenos augurios de las tablas sollunares -cualquier excusa es buena para pescar un rato- . Una vez más nuestras intencionérase centran en la esquiva dorada: gametas largas, cebos grandes ( americanas, tita, navaja, catalana). Las reinas de la playa no están por aparecer por ahora pero sigue siendo un verano prolífico en lo que a sus primas hermanas se refiere.

Anoche pescamos la Herrera más grande de lo que va de año. Un ejemplar gordo y hermoso que presentó una dura batalla.

Anoche pescamos la Herrera más grande de lo que va de año. Un ejemplar gordo y hermoso que presentó una dura batalla.

No está siendo un buen verano de doradas, ni mucho menos, pero por lo contrario las herreras o mabras están animando nuestras salidas. La playa elegida no les importa, siempre que el fondo sea de arena y el cebo esté bien presentado y a una buena distancia de la orilla. Conozcamos un poco mejor a la niña del pijama de rayas:

Su nombre científico es Lithognatus Mormirus, de la Familía de los espáridos. Su tamaño normalmente es de hasta 30 cm. A veces hasta 45 cm. Habita en una profundidad de hasta 20m. prefiriendo fondos blandos en los que se alimenta principalmente de pequeños animales bentonicos. Se distribuye por el Mediterráneo y todas las aguas cálidas del Atlántico Oriental. Sus rasgos característicos son de cuerpo largo y lateralmente aplanado con perfil bastante redondo y mandíbulas situadas en la parte inferior de la cabeza y más poderosas en la parte frontal. Labios bastante gruesos y tipo merlo. Tiene varias hileras de dientes finos delante de la mandíbula, de donde los exteriores son los mayores, siendo seguidos por 3-4 hileras de molares en la mandíbula superior y 2-3 hileras en la inferior. Sus aletas son de color plateado con un dibujo característico de franjas oscuras, normalmente 6, fuertemente marcadas, alternando con un número igual de franjas estrechas. La costumbre de esta especie gregaria es, que nada apretada en cardúmenes. Tolera muy bien los cambios de salinidad.

 

Una baila y un sarguete palmero (embuchado) completaron la jornada en la que la abundante morral la volvió a poner a prueba nuestra paciencia.

Una baila y un sarguete palmero (embuchado) completaron la jornada en la que la abundante morral la volvió a poner a prueba nuestra paciencia.

 

 

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s